Los piensos corren un gran riesgo de contaminarse con microorganismos patógenos, específicamente Hongos y Enterobacterias. Estos microorganismos se encuentran habitualmente en las materias primas y el ambiente agroganadero; son ubicuos pudiendo estar en cualquier lugar: agua, suelo, transportados por el aire o polvo, vectorizados por plagas, etc. Respecto a los Hongos pueden incluso fermentar produciendo micotoxinas de gran repercusión sanitaria. La acidificación ha sido es el método más eficaz, seguro para los consumidores y con mayor recorrido en la historia para conservar e higienizar los piensos.

Legislación y demandas del consumidor

  • Los planes de control sobre bacterias zoonóticas (Salmonella y Campylobacter) así como la reglamentación sobre Aflatoxinas no son un mito, es una realidad, obligación y deber hacia el consumidor.
  • Tanto el uso de antibióticos como de óxido de zinc están cada vez más restringidos. Los cambios legislativos demandan nuevas e innovadoras soluciones en salud y producción animal, especialmente en todas las medidas basadas en la prevención.

Salud Animal

  • Una vez el tracto gastrointestinal del animal sea infectado por patógenos Enterobacterianos estos pueden adherirse al enterocito, colonizando e invadiendo. Los animales excretan altos niveles al ambiente incrementando la presión de la enfermedad y según aumentando el riesgo de la transmisión de patógenos al consumidor a través de los productos alimentarios.

Producción animal

  • La digestibilidad y disbiosis intestinal son problemas serios para lograr la rentabilidad productiva. Todos estos factores tienen un impacto negativo y comprometen la disponibilidad de nutrientes, inmunidad y conduce a la diarrea, con pérdidas productivas.

Tratamiento multifactorial para controlar la contaminación microbiológica integrando a la fisiología y necesidades digestivas del animal.

Debe preservarse el pienso de fermentaciones indeseables sobre todo de hongos mediante principios activos fungistáticos, y depresores de la actividad de agua, junto alcanzar un adecuado rango de pH que limite el crecimiento microbiano.

La forma no disociada de cada ácido orgánico tiene una CMI específica según cada microorganismo objetivo. Si se consigue un medio a un determinado rango de acidez se consigue reducir la contaminación bacteriana.

Integrar la higiene con la salud intestinal es clave para reducir la necesidad de medicaciones, limitar la excreción fecal de bacterias gram- patógenas, y mejorar la salud animal. El primer paso es una digestibilidad estomacal adecuada reduciendo la capacidad tampón del pienso.

nutrofeed es el programa de higiene y salud intestinal que se centra en el control microbiano, disminuyendo el uso de mediaciones y mejorando la producción animal en todas las fases productivas. No acepte imitaciones, no todos los productos son iguales, y aún menos la experiencia que abala un uso adecuado, dimensionado y económico.

Dado su efecto antimicrobiano las mezclas de ácidos orgánicos encuentran la aplicación para piensos en tres campos diferentes:

  • CONSERVACIÓN: evita el deterioro por la humedad, o agua disponible, de materias primas, piensos granulados y ensilados.
  • HIGIENIZACIÓN: lucha contra bacterias patógenas en materias primas y piensos en harina, como Salmonella, E.coli, Clostridium y Campylobacter.
  • ACIDIFIACIÓN NUTRICIONAL: reducción del pH para mejorar la digestibilidad de proteínas y fósforo, fomenta la barrera gástrica y salud intestinal.